Etiquetado: blog personal

Obstáculos

 

Por varias noches, sentía que no había final para terminar una página, pasé días escribiendo con prisa para entregar trabajos a tiempo y mis únicos compañeros de desveladas eran una computadora y una taza de café. Unas ojeras se asomaban en mi rostro y al mismo tiempo me alertaban a cuidarme mejor y no dejar que el estrés se apoderara de mi, pero en estos tiempos ¿a quién se le considera normal si no experimenta un poco de estrés?

Cuando tu semana se trata de entregar al menos 30 páginas de investigación cada viernes, en lo que menos que piensas es ponerle atención a redes sociales y mucho menos volver a sentarte a escribir. Eso sí, pensaba mucho en fotografías, creo que mi cuenta de pinterest colapsó de tantos pines que guardé. Justo cuando salimos a tomar estas fotos, me encontraba en un descanso (por así llamarlo) ese que solo veré cada tres meses. No sabía de qué hablar. Quería publicar algo “novedoso” según yo, algo que me divirtiera al crearlo y totalmente diferente a lo que fueron mis últimos tres meses.

 

 

Pero… nada llegó a mi mente, quizá esta todavía se encontraba luchando con las últimas migajas de tensión que quedaban en mi. Así que preferí sentarme a escribir y dejarme llevar.

He comprendido que todos quisiéramos no tener nada que hacer o nada que interfiera con lo que realmente queremos, pero eso no sucede en la vida real. Necesitamos esos pequeños obstáculos que nos obliguen a levantarnos y a luchar por superarlos. Nada crece, nada pasa si no hay un esfuerzo extra. 

 

Pero, ¿cómo hacerle para llevar a cabo nuestros proyectos más creativos y aún así cumplir con nuestras obligaciones?

Ese es mi reto.

 

 

 

 

 

 

 

La clave es saber adaptarse, porque después estaremos orgullosos de todo lo que logramos superar y de esa chispa de creatividad que resultan de esos obstáculos que llegamos a odiar.

 


Xaydy

*Fotografías por Juan Carlos R. B.

 

 

Anuncios