Categoría: Personal

Obstáculos

 

Por varias noches, sentía que no había final para terminar una página, pasé días escribiendo con prisa para entregar trabajos a tiempo y mis únicos compañeros de desveladas eran una computadora y una taza de café. Unas ojeras se asomaban en mi rostro y al mismo tiempo me alertaban a cuidarme mejor y no dejar que el estrés se apoderara de mi, pero en estos tiempos ¿a quién se le considera normal si no experimenta un poco de estrés?

Cuando tu semana se trata de entregar al menos 30 páginas de investigación cada viernes, en lo que menos que piensas es ponerle atención a redes sociales y mucho menos volver a sentarte a escribir. Eso sí, pensaba mucho en fotografías, creo que mi cuenta de pinterest colapsó de tantos pines que guardé. Justo cuando salimos a tomar estas fotos, me encontraba en un descanso (por así llamarlo) ese que solo veré cada tres meses. No sabía de qué hablar. Quería publicar algo “novedoso” según yo, algo que me divirtiera al crearlo y totalmente diferente a lo que fueron mis últimos tres meses.

 

 

Pero… nada llegó a mi mente, quizá esta todavía se encontraba luchando con las últimas migajas de tensión que quedaban en mi. Así que preferí sentarme a escribir y dejarme llevar.

He comprendido que todos quisiéramos no tener nada que hacer o nada que interfiera con lo que realmente queremos, pero eso no sucede en la vida real. Necesitamos esos pequeños obstáculos que nos obliguen a levantarnos y a luchar por superarlos. Nada crece, nada pasa si no hay un esfuerzo extra. 

 

Pero, ¿cómo hacerle para llevar a cabo nuestros proyectos más creativos y aún así cumplir con nuestras obligaciones?

Ese es mi reto.

 

 

 

 

 

 

 

La clave es saber adaptarse, porque después estaremos orgullosos de todo lo que logramos superar y de esa chispa de creatividad que resultan de esos obstáculos que llegamos a odiar.

 


Xaydy

*Fotografías por Juan Carlos R. B.

 

 

Anuncios

One day at a time

A finales de noviembre, me sentía demasiado cansada, había estado trabajando en los proyectos de mi maestría por tres meses seguidos. Gracias a Dios existen los filtros porque parecía mapache con tremendas ojeras. Creo que no me había desvelado tanto en mi vida, se los juro. En esos días, hasta se me había terminado mi crema para el contorno de ojos, así que ya imaginarán que la situación no era muy favorecedora. Sigue leyendo

¿Cuál es la verdadera conexión contigo mismo?

 

Creo que ya es cliché de bloggers el no aparecerte por un tiempo en redes sociales ni actualizar un blog para después decir que fue porque decidiste tomarte un tiempo para ti mismo. Vemos que publican “He estado alejad@ para dedicarme tiempo a mi mism@” y no sé si a ustedes les pasa, pero provoca una sensación de envidia (de la buena), porque te imaginas a alguien manteniendo una especie de rutina perfecta y un balance con su vida, todo mientras tiene apagado su celular. Sigue leyendo

RENOVACIÓN

 

Una pequeña taza de café por la mañana es suficiente para activar mi mente y recordar todo lo que anhelo, pero también todo aquello que le pone obstáculos. Como si fuera algo que ya tuviera raíces en mi, el blog nunca pasa desapercibido; las ideas y todo lo que aún está en papel siguen ahí. Y como si retomara una y otra vez aquel libro que me encargaron leer por obligación, vuelvo al mismo tema:  Nunca había sentido tan pesado el mundo blogger.  Sigue leyendo

Pensamientos sobre la creatividad

 

 

Pudiera empezar con una actualización de cómo van mis propósitos de año nuevo, pero hay algo más importante que ronda por mi cabeza; me niego a pensar que todos venimos a cumplir la misma rutina y seguir las mismas reglas sólo porque la sociedad lo determina así. ¡No se asusten! En este momento no voy a empezar a hablar de política, si no de las personas que están dispuestas a crear y sus ideas se apagan con tanto prejuicio. Sigue leyendo

Stay true to yourself

 

 

Cuando me tomo fotos con propósitos para el blog, no siempre llevo un tema en mente y mi primera pregunta al tenerlas listas es: ¿y ahora de qué voy a hablar? Porque siento que muchos creen que el significado de blogger es igual a outfits y maquillaje. Y aunque no creo que tenga nada de malo, cuando todo esto inició ni siquiera se trataba de eso. Sigue leyendo

Adiós al verano y a los obstáculos

 

En mi camino a ser toda una blogger comprometida con la constancia y la creatividad, preparé estas fotos con un mes de anticipación antes de cerrar el verano. Pensaba hacer un recuento de todos lo días soleados que se quedaron por ahí, quejarme del clima,  las visitas a la playa que no hice y esa wishlist que también quedó pendiente. Sin embargo, justo el 19 de septiembre, no pude escribir, hablar, ni hacer ningún movimiento, sin acordarme de MÉXICO. Sigue leyendo

Las cosas que te definen

 

¿Han sentido que entre más pasa el tiempo pueden enlistar con más facilidad lo que les hace bien? Todos esos “no sé” empiezan a quedarse atrás y poco a poco nos apegamos a ciertas cosas (en el buen sentido) que se convierten en parte de lo que somos. Creamos nuestras rutinas, momentos, nos rodeamos de ciertas personas, objetos e incluso hay lugares a los que frecuentamos cada vez más. Sigue leyendo

10 cosas que aprendí de trabajar en Redes Sociales

 

Mientras escribo esto, tengo abierta una ventana de Pinterest y otra de Facebook, alguien me está enviando mensajes por Whatsapp y en mi celular tengo una notificación de Twitter. Y sin planear este ambiente para el post, fue con una simple observación que me doy cuenta que cada vez estamos más conectados a internet y por más que le demos vueltas al asunto parece ser que llegó para quedarse por un buen tiempo. Sigue leyendo

Otro nuevo año

xaydy-gambin-blogger-mexicana-xaydylow

 

El invierno es el culpable de que mi café de la tarde se enfríe, no perdona y sigue su paso. ¡Ah! Y tampoco falla acompañando cada inicio de año. También se encargó de recordarme que no es justo comenzar a escribir el 2017 con algo así como “el 2016 fue un gran año…” y mucho menos cuando el mundo se vio envuelto en sucesos horribles, que nos dejaron con el corazón roto y con una larga lista de razones para creer que siempre existirá maldad en la Tierra. Sigue leyendo