Recuerdos contados por un abrigo

 

Febrero es un mes que te hace sentir todas las estaciones del año al mismo tiempo. Algunos días amanece con brisa de primavera, a medio día ya te estás asando de calor, las tardes traen memorias del precioso otoño y por la noche, a veces vuelve ese frío que hasta te duele. Durante esos días, nunca sabes en qué momento guardar todos los abrigos o sí ya desempacar tu ropa más fresca.

Hace algunos años, cuando decidía hablar de ropa/outfits en el blog, sentía que mis palabras se quedaban cortas, porque no encontraba qué decir más allá del “me encanta” o “me gusta mucho porque…” para expresar mi sentimiento hacia alguna prenda. Pero cada vez más, me fui dando cuenta que mi intención aquí no es recomendarles las últimas piezas de la temporada, sino encontrarles un significado.

 

 

 

Algo que me ha enseñado el mundo blogger, es dejar de ver la moda sólo como algo superficial (aunque no me lo crean). He entendido que puede decir más de ti de lo que te imaginas, a veces puede proyectar exactamente cualquier sentimiento que quieras transmitir. Si estás feliz, si estás triste o si simplemente quieres pasar desapercibido. En otras ocasiones, puede ser tu pretexto perfecto para inyectarte una pizca de confianza, y esta, es una de las cosas que más me gustan.

 

 

Cuando compro algo, pienso si en dos o más años lo seguiré usando y qué tanto potencial tiene para combinarse. Porque de nada sirve si sólo ocupará espacio en tu clóset y no le sacarás el mayor provecho.

Una de las piezas que añadí este año, es un abrigo con corte masculino con  patrones de tweed y tartán. Contrario a lo que les estoy contando, sí es una pieza que vi por muchos lados, pero a la cual le encuentro el potencial de usarlo muchísimas veces más que sólo por la tendencia.

 

 

 

 

 

 

 

Me gusta creer que la ropa también puede contar historias, si no, lo vintage no sería tan interesante.

 

 

 

 

 


 

 

 

Abrigo corte masculino,
Bershka

Tal vez, cuando vuelva a usar este abrigo, recordaré estos días nublados con sentimientos de nostalgia, las tardes tomando café y ese aroma que a tierra mojada que nos dejó cada lluvia inesperada.

 

 

 

¿Han pensado en el poder que tiene la ropa para transmitir y guardar historias de la vida?

 


Xaydy

*Fotografías por Juan Carlos R. B.

 

Anuncios

  1. juanandresbg

    Me gusta mucho leerte Xaydy… que padre esta entrada y coincido totalmente contigo cuando adquiero una prenda y créeme, tengo más de 5 años con algunas camisas, abrigos, zapatos, que siguen en perfecto estado y son totalmente atemporales.

  2. Pingback: Lugares instagrameables: Cócorit Sonora | Xaydy Gambino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s