Una lección sobre el tiempo

 

Si les pudiera contar las veces que intenté terminar este post, tendría que hacer otro post contando las cosas por las cuales no lo terminaba. Y es que me he dado cuenta que a veces sólo fluimos en automático, nos vemos tan inmersos en cumplir con nuestra lista de pendientes que dejamos de preguntarnos sobre lo que le estamos aportando a los demás y a la vida que queremos.

Comenzamos a sentir que el tiempo se va y entonces queremos que a la de YA todo sea perfecto. Pero ¡oh no! la vida no funciona así. Y aunque no es un secreto que todos postergamos cosas, creo que siempre debe llegar un punto en el que necesitamos dar prioridad y tiempo a lo que siempre hemos querido que suceda. 

A veces, pensamos que nuestro rol más grande es como profesionistas, como si fuera lo único que nos definiera como personas. Pero hay tanto en la vida de no debemos descuidar, como nuestro bienestar personal, las personas que nos hacen felices, los sueños que hemos tenido guardados, etc., etc. (Ustedes agreguen a la lista.)

Por mi parte, he tratado de dejar de pensar en que todo debe ser perfecto cuando yo quiero. En que las piedras son parte del camino y nosotros podemos decidir en qué queremos que se conviertan. No todo tiene que ser la gran maravilla, pero tiene que ayudarnos a crecer.

No sé si a ustedes les ha pasado, pero a veces creemos que algunas cosas son buenas para nosotros, pero luego se convierten en un círculo del que no podemos salir, la nostalgia no nos deja ver más allá y nos hace regresar a lo mismo, a esas pequeñas cosas que luego se hacen cada vez más grandes. Lo que podría ser de ayuda, es tomarnos un momento para recapitular aquellas cosas que por ninguna circunstancia estamos dispuestos a repetir y que de una vez se deben quedar atrás.

 

 

Últimamente, he comprendido que estoy en el proceso del ahora o nunca, por eso el 2017 ha significado tanto para mi. Me di cuenta que quiero que cada día aporte algo a mi vida, no verlo como simple frase de Pinterest, sino como un estilo de vida y que se convierta en mi intención al despertar.

Lo que quise hacer con este post cortito, es un simple recordatorio para cuidar nuestro tiempo, a qué y a quiénes se lo dedicamos. A no dejar que todo lo que pase en nuestro día nos afecte y a poner de nuestra parte para sobrellevar las cosas que no podemos cambiar. Pensar más a largo plazo y poner atención a lo que vale la pena añadir a nuestro viaje.

 

Como que el casi término del año nos pone más reflexivos ¿no creen?

 


Xaydy

*Fotos por: Juan Carlos R.B.
Anuncios

    • xaydygambino

      Hola Marty!

      Gracias por tu comentario :) creo que sobre todo en los blog se presta mucho para maquillar la realidad, por eso también quise tomar este espacio para contarles el otro lado; no siempre todo es perfecto, pero hay que luchar por que las cosas salgan lo mejor que se pueda, ahora o nunca:*

      Saludos <3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s