Volver a un lugar especial

foto 5(6)foto 2(5)foto 2(9)foto 1(5)foto 3(9)foto 1(9)foto 1San Ignacio Río Muerto: muchos se quieren ir para ya no regresar. Pero yo te quiero, a mi me gusta visitarte.

Hace tiempo que no iba a la casa que me vio crecer, por una u otra cosa, todo se alineaba para que no pudiera visitar a mi pueblito. Ese que   siempre me deja con un buen sabor de boca cuando se tata de visitarlo y que tal vez para muchos no tenga nada de especial, pero es donde crecí y que entre su gente se encuentra algo muy importante: mi familia.

De acuerdo a la orden del día, lo primero que hice fue visitar a mis abuelos y disfrutar de una comida juntos. Ya por la tarde, cuando el sol empezó a decir adiós, no faltó el cafecito con las tías para ponernos al tanto de todo y  después pude darme una escapadita a mi otro hogar.

Esta vez, mi casa me recibió con aquel aroma que recordaba y con toda la calidez que ya hasta se me había olvidado. Recorrí el pasillo, mi viejo cuarto, la sala donde nos reuníamos y  cada elemento me enviaba un mensaje muy vivo del pasado.

Observé por un rato el mueble donde están todas las fotografías de la familia y me pude dar el tiempo de admirar  la decoración de mi mamá. Responsable de poner una que otra muñeca en una vitrina. Pero eso sí, ¡hay reglas!… Y ocupando el puesto número uno de las cosas intocables, llega la barbie hippie. Con sus pantalones de campana, sus lentes a la John Lennon y hasta un peculiar saludo de “amor y paz” con los dedos. ¡Toda una curiosidad! (Que no se toca).

Entre otras cosas, también recordé que tenía un libro que no lo había recuperado en la mudanza y fue cuando me volví a encontrar con uno de mis grandes tesoros: ¡mis cartas! Que Muchas de ellas las he guardado desde que estudiaba la primaria. Y les cuento que me resulta muy divertido ver todos los mensajes que recibía a esa edad, sobre todo la de los admiradores secretos y los “novios”. De esos que me escribían: ¿Quieres ser mi novia? Pon una palomita en  sí_ o no_.

Tantos recuerdos plasmados en papel. De esas personas que siempre me desearon lo mejor, de amigos de toda la vida, de personas que no sabría decir donde están y de personas que se nos adelantaron en el camino.

Entre risas y lágrimas, me encontré la más preciada de mis cartas, que si me dieran a elegir una; elegiría conservar esa. Esta carta llegó a mi en aquellos tiempos de secundaria, en un 14 de febrero de 2005. Ahí, quedaron plasmados los sentimientos de una gran amiga que dejó este mundo y que no tuve la oportunidad de despedirme de ella. Es una carta que habla de confiar una en la otra y de ser las mejores amigas para siempre.

Cada vez que la leo, me impresiona el gran valor que tiene esa carta, se que es sólo un papel y sólo una tinta, pero tiene un mensaje de gran impacto para mi. Lo más valioso, es una pequeña instrucción que ella escribió, la carta dice: “Consérvala” y “Recuérdame”. Dos palabras que me hacen imaginarla a ella pronunciándolas. Dentro de mi, todo fue sentimientos encontrados; con nostalgia pero a la vez con alegría de saber que tuve la oportunidad de cruzarme en el camino con personas tan maravillosas.

Los mejores recuerdos no están en las fotos ni en nuestra memoria, están en nuestro corazón.

Les escribo pronto.

-Xaydy

† En memoria de Nallely Valenzuela, siempre en nuestros corazones. Descanse en paz.

foto 2(7)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s